Home / Administración de la Granja / 10 errores que hay que evitar en la siembra directa

10 errores que hay que evitar en la siembra directa

  1. La selección de terrenos adecuados. Existe un error frecuente que cometen los agricultores cuando quieren implementar la siembra directa. Lo intentan en los lugares equivocados, con lo que fracasa en sus mismos comienzos. Esta advertencia fue realizada por un experto en extensión agraria del SDSU. Observó que los agricultores emplean la siembra directa siempre sobre suelos húmedos que corresponderían mejor a otros métodos, como el arado de anchura completa, o la emplean en topografías con demasiadas elevaciones, u otras que tienen formas extrañas que dificultan al agricultor que se centre y permanezca en la zona. Sugirió que los agricultores emplearan la siembra directa en suelos secos en primer lugar, ya que estos tienen un mayor potencial de aumento de rendimiento. Los terrenos llanos son también mejores, ya que le facilitan al agricultor permanecer en la zona.
  2. Permanecer en la misma hilera – El experto en suelos también detectó que a menos que los agricultores tengan un buen sistema de guiado automático con tecnología RTK, le será difícil mantenerse en la hilera incluso en terrenos llanos, y sobre todo en topografías con formas extrañas y ondulaciones. Adaptar el ancho de hilera de su sembradora con el de su plantadora le ayudará a mantenerse dentro de la raya. La incapacidad de ver las líneas limita el trabajo que puede desarrollar en un día. Para asegurarse de que la simiente y los fertilizantes se echan en el lugar correcto necesitará ajustar la transmisión automática RTK a nivel inferior a la pulgada. Sin embargo, no es siempre perfecta ni siquiera con el sistema de transmisión RTK porque la recepción por satélite puede debilitarse.
  3. Hacer las hileras en otoño. La principal razón por la que los agricultores hacen las hileras durante el otoño es por razones de conveniencia. La mayoría de los agricultores no están tan ocupados y el suelo está seco y esto ayuda porque se quiebra con facilidad y el abono aplicado en este tiempo tiene tiempo suficiente para descomponerse. Los expertos sugieren que es mejor hacer las hileras en primavera por la mejor gestión del nitrógeno en esa época. Arnold prefiere esto porque puede aplicar mejor el nitrógeno a las hileras con la sembradora directa, y el potasio con la plantadora. El especialista en suelo Gerwings señala que a veces el tiempo se vuelve húmedo y cae nieve, haciendo difícil marcar hileras en ese tiempo. Arnold dice que las unidades de siembra directa Dawn Equipment Pluribus modificadas sobre máquinas de herramientas anhídridas AG Systems usa ruedas de basura y discos cóncavos para preparar el lecho de simiente, echando los fertilizantes a una profundidad de 3-4 pulgadas. Hacer las hileras en otoño también protege de una gestión arriesgada. Qualm añade que aplicar la siembra directa en otoño minimiza el riesgo de que el tiempo se vuelva húmedo, pero a contrapartida puede hacérsele más difícil. Arnold, por otro lado, prefiere hacer las hileras en primavera. Su maquinaria modificada hace hileras más oscuras, que son más fáciles de ver y no dejan rastrojos en el surco.
  4. Deje de mezclar los rastrojos con la suciedad. Hawthorne, que usa una barra de herramientas anhidra DMI con cuchillas para siembra directa regulares y discos de 18 pulgadas con borde suave para deshacer terrones en las hileras, dice que las unidades de dedo de su sembradora retiran el rastrojo para evitar que interfiera en el contacto entre la simiente y el suelo. Esto aumenta los niveles de rendimiento. Añade que la siembra directa le proporcionará un lecho de simiente perfecto, a no ser que la guíe fuera de la hilera cultivada. Qualm, que usa una sembradora John Deere 1760 de 12 hileras con gestor de rastrojos con diente de tiburón, dice que se necesita tener un buen gestor de rastrojo en la sembradora para mantener el rastrojo fuera de la hilera. Qualm ha hecho experimentos de siembra directa con maíz y ha funcionado. Se pasó una cizalla Orthman por todo el campo cortando los rastrojos desde la base y echando solo un poco de suciedad, lo que a su vez permitió a la sembradora pasar sobre la hilera sin taparla.
  5. Vigila la profundidad- Qualm aconseja que para conseguir una profundidad de fertilización buena y consistente tendrá que comprar una sembradora directa con enganche paralelo individual. Randal advierte a los agricultores de que no deberían trazar hileras superiores a 6-8 pulgadas de profundidad. Añade también que el enganche paralelo podría servir para lograrlo.
  6. Asegúrese de que tiene la potencia adecuada – Bob Frazee, profesor de recursos naturales y extensión de la Universidad de Illinois, señala que, aunque la sembradora directa exige menos potencia, el agricultor necesitará una potencia adecuada para que el aplicador de la sembradora se ajuste a la anchura de la plantadora. También afirma que los agricultores necesitarán más potencia si quieren añadir fósforo y potasio al sembrar directamente.
  7. Compre buena maquinaria – Randall dice que se debe evitar usar maquinaria vieja cuando se hace siembra directa. Sugiere que los agricultores usen la maquinaria de tecnología más moderna para conseguir resultados perfectos. Dice que en grandes extensiones de terreno el agricultor necesitará sembradoras más eficientes y de mayor tamaño para asegurarse de que las hileras estén terminadas antes de la llegada del invierno.
  8. Se debe evitar compactar hileras – Frazee advierte de que al fumigar o echar herbicidas las huellas de los neumáticos deben quedar fuera de los lomos para evitar que los lechos de simiente se compacten. Para minimizar el compacto, un sistema de guiado por RTK ayudará a controlar los esquemas de tráfico sobre los lomos, minimizando de este modo la compactación.
  9. Espera siempre la evolución de las malas hierbas – Hawthorne destaca que es muy fácil que las malas hierbas nos cojan por sorpresa cuando nos pasamos a la siembra directa por primera vez. Se verá obligado a pensar un poco más en las malas hierbas de los lechos de simiente cuando algunas divertidas hierbas empecen a asomar debido al menor labrado. Hawthorne recomienda a los agricultores estar siempre preparados para esto y ser muy flexibles a la hora de echar herbicidas con el fin enfrentarse a las nuevas especies de hierbas que aparezcan.
  10. Anticípese a las objeciones – Para que el cambio sea efectivo hay que apreciarlo y abrazarlo. Sin embargo esto no ocurre con los grandes terratenientes, sobre todo si ya están jubilados. Seguirán pensando que labrar es la mejor forma de seguir adelante y se resistirán al cambio. Usted podrá esperarse algunas objeciones y para hacerles frente tendrá que tener a mano todos los argumentos. Tendrá que hacerles entender cómo funciona la siembra directa y cómo va a ser mejor cambiarse desde la labranza tradicional a la siembra directa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*