Home / Administración de la Granja / Consejos para asegurar las tierras agrícolas
land

Consejos para asegurar las tierras agrícolas

Cada año, las compañías te someten a un acoso para intentar venderte sus semillas, químicos, fertilizantes y otros productos agrícolas.

Todos estos elementos tienen que ser muy considerados antes de tomar una decisión, pero sin embargo, todos dependen de un elemento crucial: la tierra.

De todas las decisiones que tomas al año, la de la tierra es sin duda alguna la más complicada. ¿Deberías arrendar una mayor parte? ¿Una menor parte? ¿Arrendamiento en efectivo o compartido? Si arrendas, ¿cómo puedes obtener la atención de un potencial terrateniente o retener la tierra una vez que ya lo tengas?

Tampoco es fácil a la hora de comprar tierras. Seguramente acabarás con parte de tu capital atado que podrías estar utilizando en cualquier otro aspecto.

A continuación se exponen seis consejos diseñados para ayudarte a tomar dichas tan difíciles decisiones.

  1. Considera tus objetivos
    El comprar tierra significa que puedes hacerte con la tierra de otros agricultores. Eso sí, tendrás un capital atado a eso o estarás destinado a pagar un arrendamiento durante años.

Si arrendas una tierra, eres libre de seguir tu camino al final del contrato si las cosas no funcionan. Pero también puede darse el caso de que sea una tierra crítica para tu explotación y que no puedas permitirte perderla. ¿Cuál es la mejor solución?

Depende de tus objetivos, declara Andrew Fansler, un agricultor y agente inmobiliario de Shelbyville, Indiana. En términos básicos de agricultura, Fansler piensa que lo mejor es arrendar tierras. Pero como inversión, es mejor comprar tierras para explotarlas a nivel agrícola.

“No tendrás la oportunidad de ganar dinero a corto plazo,” él comenta. “Pero sin embargo es una buena situación en la que estar a largo plazo.”

Debido a que los objetivos para ambos de sus negocios difieren, Fansler creó diferentes entidades para su explotación agrícola y sus inversiones agrícolas. Trata las tierras agrícolas meramente como una inversión. Mientras que su entidad agrícola gestiona los gastos e ingresos de la explotación agrícola.

Ambas son buenas opciones. Simplemente hay que asegurarse de reconocer tus objetivos y adaptarte a ellos, nos comenta.

  1. Darse cuenta de que existen diferencias entre terratenientes
    Las preferencias de arrendamiento de los terratenientes no son siempre lo que esperas. “Cuando conocí por primera vez a un terrateniente con el que trabajo, pensaba que me ofrecería un arrendamiento de renta flexible,” argumenta Fansler. “Pero él no lo hace. Quiere que se le pague la renta 100% en metálico, así que cada año volvemos a evaluar los términos del arrendamiento.”

Otros terratenientes de Fansler parecían estar muy desconectados del mundo de la agricultura y parecían candidatos para que se les pagase la renta 100% en metálico. Pero en vez de eso, prefieren acuerdos de arrendamiento flexibles de varios años, declara Fansler. Estos acuerdos de arrendamiento flexible combinan una renta fija en metálico con otros pagos opcionales si el rendimiento y los ingresos superan una cierta cantidad.

“Les encanta, ya que piensas que así le sacan un mayor partido, y además no tienen que renegociar los términos cada año,” argumenta Fansler.

Otra de la sorpresa gira en torno a los agricultores recién retirados. Al haber explotado la agricultura por ellos mismos, se supone que deberían sentir una empatía inicial con los desafíos agrícolas del nuevo arrendatario.

O puede que no.

“Tienden a ser un poco más difíciles de tratar, especialmente si esperan que hagas las cosas al igual que ellos lo solían hacer,” dice Terry Kastens, economista agrícola retirado de la Kansas State University, quien explota a nivel agrícola con una familia cerca de Atwood, Kansas.

  1. Imita a Charles Schwab
    Compañías como Schwab, Fidelity, y Vanguard envían declaraciones mensuales que informan a los clientes de sus inversiones.

La misma transparencia también se aplica a los terratenientes, en opinión de Fansler. “Los terratenientes son propietarios de activos de mucho valor,” nos comenta. “Si eres dueño de 200 acres y cada uno de ellos tiene un valor de 10.000$, eso son 2.000.000$.

La transparencia es importante para ellos para maximizar la eficiencia de sus activos.”

Es obvio que no necesitas enviar declaraciones mensualmente. Aun así, Fansler aconseja que los agricultores informen regularmente a los terratenientes en relación al rendimiento de los cultivos para que estén al día con sus inversiones.

  1. Honestidad con tus terratenientes
    Lo más importante para conservar tus tierras es ser siempre honesto, piensa Kastens. “Un trato justo y la comunicación son lo más importante,” declara.

Normalmente, el terrateniente y el arrendatario crean una sólida relación después de uno o dos años, comenta Kastens.

“Estas relaciones son casi para siempre, a no ser que una de las dos partes haga algo muy grave,” aclara. “La tierra normalmente cambia de manos cuando alguien muere, y esto puede dar la oportunidad a los herederos de revisar la relación entre terrateniente y arrendatario.”

Sin embargo, existe una salvedad. Las tierras cambian más de manos en las zonas óptimas como Corn Belt que en las zonas con más riegos, como puede ser el oeste de Kansas.

“Allí, los terratenientes suelen buscar más los mercados de arrendamiento en metálico,” aclara Kastens.

  1. Los acuerdos de compartición de cultivos son más difíciles de valorar
    Kastens piensa que el valor monetario es más difícil de establecer en los acuerdos de arrendamiento de compartición de cultivos.

“Existe mucha más variación en el precio de los cultivos,” argumenta Kastens. “Para los terratenientes es difícil establecer un precio justo. En los años buenos del 2007 al 2012, hicieron mucho dinero. Sin embargo, existen años en los que las cosechas son muy malas y lo único que pueden sacar adelante es el trigo. Si invierten dinero en fertilizante y tienen una cosecha pobre que no tienen asegurada, pueden perder dinero.

“También es más difícil saber si obtendrás un retorno competitivo en los acuerdos compartidos de cultivos,” añade. “En los mercados de arrendamiento en metálico, dices, ‘Vale, puedo pagar un 20% de lo que estás pagando hoy en día.’ Es una señal muy clara. Es más fácil decir que puedes obtener un rendimiento de cultivos 10% mayor del que el productor está consiguiendo hoy en día. Es más difícil que los terratenientes entren en este juego.”

  1. Hay que ir un paso más allá
    Uno de los mayores fallos que los agricultores jóvenes cometen al empezar a explotar es no hacer cosas para el terrateniente que no vayan a ser compensadas, declara Kastens. “Hablo sobre hacer cosas especiales para el terrateniente, como rellenar las acequias erosionadas. Esto es difícil de hacer para los agricultores jóvenes, ya que no tienen dinero,” comenta.

Sin embargo, a largo plazo esto es positivo, ya que refuerza la lealtad entre las dos partes.

 

 

 


 

Consejos para asegurar las tierras agrícolas обновлено: Febrero 10, 2016 автором: admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*