Home / Administración de la Granja / Los drones son mucho más que juguetes para los agricultores
farm drone

Los drones son mucho más que juguetes para los agricultores

Los drones han captado la imaginación del público con gran parte del mismo fervor que lo podría hacer un juguete en Navidad.

“A la gente les encantan”, dice el experto en drones, ArkoLucieer, profesor asociado en teledetección de la Universidad de Tasmania. “A la gente, simplemente, les encanta la novedad de una cosa que vuela y sobre la cual pueden ejercer control”.

Pero más allá de su atracción novedosa, los vehículos aéreos no tripulados (VANT) han sido catalogados como los futuros caballos de batalla del sector agrícola.

Los investigadores de la agricultura de precisión están desarrollando aplicaciones para los VANT en todas las cosas, desde el arreo del ganado hasta la irrigación de cultivos y el seguimiento de hábitos reproductivos de las ovejas. Equipados con sensores remotos y VANT pueden detectar el estrés en el cultivo antes que los humanos y cuando se aplica a la gestión del terreno y el agua, están ayudando a acercar más la agricultura a una ciencia exacta.

Para el experto en drones Will Bignell, quien dirige DroneAg, un operador de VANT para la agricultura de precisión, que tiene su base en Tasmania, es el último uso el que definirá el éxito comercial del futuro de la industria agrícola con drones.

“La calidad de los datos, la comprensión de los datos y la manipulación de los datos es donde una empresa de drones entra en juego, en contraposición a simplemente ‘drones en la agricultura’, lo que por lo general significa que un agricultor utilice un dron listo para su uso para hacerlo volar alrededor de ovejas pastando o buscar vacas que se han quedado atascadas, comprobar el bloque o cuadra de atrás y la exploración general”, dice él.

DroneAg de Bignell es uno de los aproximadamente 120 operadores de Australia con la aprobación de las Autoridades de la Aviación Civil para operar aeronaves no tripuladas para fines comerciales.

LOS DRONES COTEJAN DATOS

Tres cuartas partes de su trabajo se realiza en Tasmania con la industria de la amapola, una de las más grandes del mundo, para la cual los drones cotejan datos para proporcionar un rendimiento adicional en la producción de alcaloide de opio.

“Generalmente, estos son los agricultores de mayor desempeño, donde la mayoría de las demás áreas importantes ya se han trabajado – drenaje, material para cercas, puesta a punto de irrigadores, diseño de sistemas. Ellos ya han hecho las cosas bien. Ahora van tras ese 10 por ciento extra – ese pedazo extra del terreno que no está rindiendo como debiera hacerlo”.

A pesar de sus ventajas, Bignell cree que, en algunos casos, a los agricultores se les han exagerado los drones, en particular en el mercado en crecimiento de drones para la exploración de cultivos.

“El mercado de la exploración y todo ese despliegue publicitario que estamos viendo en estos momentos, realmente se trata de tener los ojos sobre su granja desde una perspectiva diferente. Usted no está juntando nueva información espacial ni datos derivados de un sensor para luego ir a implementar la agricultura de precisión. Muchos de estos individuos, simplemente, están poniendo al dron en lo alto y diciendo: ‘Oh sí, eso es asunto mío’. No están dando el siguiente paso de manejar datos.

Sus VANT pueden utilizarse para elaborar mapas de un sólo prado, o de una entera granja de 750 hectáreas, produciendo un mapa tridimensional en un espacio de cinco centímetros de precisión, dice él.

“Tener a alguien operando un dron, que sea un agrónomo, es crucial para que funcione. Ese es el desafío al que nos enfrentamos, llegar a los drones desde ángulos comercialmente viables – termografía, indexación del vigor de los cultivos – y volverlo a vincular con irrigadores y soluciones reales”.

VIENEN CON UN COSTE

A pesar de su beneficio probado en la gestión de rendimiento, los VANT siguen estando lejos de convertirse en una parte asequible de la gestión diaria de la granja, dice él.

Actualmente, sólo el 5 por ciento de agricultores puede permitirse esta tecnología, por lo general aquellos que están en los cultivos de alto rendimiento como el de las amapolas.

“Nosotros podemos recopilar datos impresionantes con un dron a muy buen precio realmente y los que ya están utilizando esta tecnología, el 5 por ciento de los principales agricultores, pueden ganar dinero con nosotros, pero el segmento de productores ubicados en el percentil 20º luchan por asimilar la tecnología, porque supone mucho trabajo.

“Nosotros creemos que todos los que nos han contratado han recuperado su dinero, si no lo han duplicado, en la primera producción”.

Lucieer de la Universidad de Tasmania espera que aumente el uso del dron agrícola, junto con la adopción de prácticas de irrigación de alta tecnología.

“La agricultura de precisión de Tasmania se está desarrollando lentamente y los agricultores están empezando a invertir en cosas como la tasa variable, irrigadores de pivote central”, dice él, refiriéndose a irrigadores que pueden ser programados para nutrir los cultivos a una tasa variable, en lugar del hardware estándar que rocía agua en dosis uniformes. Estos irrigadores trabajan óptimamente cuando se programan utilizando datos de campo detallados recogidos por drones.

“Todo ello se reduce, si podemos determinar la salud de un cultivo y podemos medir lo bien que está yendo ese cultivo, entonces eso puede proporcionar información sobre el riego de tasa variable, fertilización de tasa variable y el control de pesticidas de tasa variable. Nosotros obtenemos un muy buen indicador de cómo está yendo el cultivo dentro de la parcela y podemos recibir mucha más dirección en lo que tiene que ver con la aplicación del agua, pesticidas y fertilizante”.

LA CALIDAD DE LOS DATOS ES CRUCIAL

Al final, dice él, es la calidad de los datos lo que es crucial para el éxito de la industria.

“Para mí, mi interés no está en el propio dron. Para mí, tan sólo son una plataforma volante para un sensor. Son los sensores los que realmente me importan y, en última instancia, serán realmente importantes para la industria agrícola también. Si no obtenemos los sensores adecuados y no conseguimos la ciencia correcta, entonces los mapas que producimos no son de ningún significado”.

Lucieer está trabajando en una gama de aplicaciones para los VANT en el sector agrícola, lo que incluye para la optimización del rendimiento en la industria de la amapola, y también en la viticultura, donde él está utilizando imágenes del dron para supervisar el vigor de la vid y la calidad de la uva. Él está desarrollando drones para su uso en la gestión de los pastos en la industria láctea, mediante los cuales pueden controlar la densidad de los pastos para orientar las decisiones de pastoreo.

Las aplicaciones con drones y tecnología con sensores se están moviendo muy rápidamente, dice él. Él cree que dentro de los próximos tres a cinco años a un administrador de una granja, o de una viña, le será posible equiparse con su propio mini-satélite para enviarlo a voluntad.

“Podría ser parte de un sistema situado en un cobertizo en su propia mini-estación meteorológica que sale volando de un pequeño hangar cuando está totalmente cargado y mapea un campo y aterriza por sí mismo y se recarga. Luego cargaría los datos al servidor de una computadora y presentaría al administrador de una granja o de una viña, un mapa en un Smartphone. En última instancia, ahí es donde espero, o creo, que las cosas se están dirigiendo”.

Los drones son mucho más que juguetes para los agricultores обновлено: Abril 14, 2016 автором: admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*